13 de juliol de 2020

Pospuesto el homenaje a las víctimas de la Covid-19

Teníamos previsto celebrar el próximo miércoles, 15 de julio, un acto de homenaje a todas las víctimas que por la pandemia de la Covid-19 o por otras patologías, perdieron a un ser querido en los meses de confinamiento y no pudieron despedirse por las medidas de seguridad. Pero debido a los rebrotes que se han producido recientemente en Catalunya y en el área metropolitana, hemos decidido posponerlo, para evitar posibles contagios.

Lo haremos más adelante, cuando las circunstancias lo permitan, pero mientras tanto quiero apelar de nuevo a la responsabilidad de los ciudadanos y ciudadanas de Cornellà para que no nos relajemos, para que sigamos manteniendo las medidas de prevención, porque como estamos viendo en los últimos días se están produciendo rebrotes que pueden volver a poner en jaque la estabilidad social y económica, y fundamentalmente nuestra salud. Es importante que seamos conscientes que hasta que no tengamos una solución médica a la Covid19, el riesgo no desaparece, y la distancia social, el uso de mascarilla, la higiene de manos y el cumplimiento de las medidas de prevención son muy importantes. Debemos concienciarnos y hacerlo extensivo a nuestros hijos e hijas, a los jóvenes y también a los adultos, porque los colectivos más vulnerables son los que sufren, desgraciadamente, las consecuencias.
¡Para no volver atrás! Seamos responsables.

El esfuerzo de volver a subir la persiana

Durante los meses del confinamiento y la progresiva desescalada, nuestra ciudad ha estado vacía prácticamente. Nosotros confinados y las tiendas cerradas, a excepción de las panaderías, las de alimentación o de primera necesidad como las farmacias, y los mercados. Son muchos los comercios que han sufrido el cierre y que han experimentado pérdidas, en muchos casos, irrecuperables. Son el comercio de proximidad, familias que conocemos, que cada día suben su persiana para ofrecernos sus productos y para poner a nuestro alcance, con mucho mimo y sacrificio, sus mejores propuestas. Para ellos, y con ellos, hemos trabajado y adoptado medidas para ofrecerles un punto de apoyo para poder sobrellevar esta situación tan dura y extraordinaria.
Como ya he explicado en anteriores posts, son medidas de carácter transversal, definidas en un Plan Municipal Extraordinario dotado con 2,7 millones de euros.
De esta partida, destinamos al comercio y a las empresas locales unos 630.000 euros, que incluyen, además de un servicio de asesoramiento en materia de ahorro energético o revisión de las medidas fiscales, propuestas para dinamizar el comercio local. Entre ellas, iniciativas como la comercialización de un ‘bonus compra a casa’, dotado con 300.000; un fondo de 240.000 euros para ayudar a complementar gastos extraordinarios realizados para afrontar los efectos de la pandemia, la creación de una plataforma ‘market-place’ o un servicio de logística para impulsar el comercio local y favorecer la venta online y a domicilio. Además de reforzar otros programas que ya tenemos en marcha, como la ‘Cuota 0’ cuando se va iniciar un proyecto, o el plan de ocupación 6+6, para promover el empleo.
Son herramientas para optimizar sus recursos y revitalizarlos. Pero todo ello no servirá de mucho si no nos concienciamos, si nosotros los consumidores no les damos nuestro apoyo. Comprando en los comercios de nuestro barrio nos beneficiamos de muchas cosas: del trato personalizado, de la calidad, del precio y, fundamentalmente, de la confianza. Son muchas las familias que dependen de ello, y en estos duros momentos es también una forma de sumar como comunidad para mantener un comercio con compromiso, que aporta y es parte activa de nuestro tejido urbano y social.
Nuestro agradecimiento a este esfuerzo se ve reflejado en este vídeo para dar visibilidad a todas esas personas que cada día levantan sus persianas para ofrecernos sus servicios. Comprem a Cornellà, Comprem a Casa!

6 de juliol de 2020

Fiscalitat municipal: un esforç necessari

Les mesures extraordinàries que ha hagut de prendre l'Ajuntament des del primer moment de la crisi han tingut abast en pràcticament tots els seus òrgans d'actuació, i evidentment també en els instruments de finançament: que, val la pena recordar-ho, i donades les limitacions legals actuals, ens deixen poc marge de maniobra a l'hora d'assumir despeses extraordinàries.

Tot i això, com és lògic, atenent a la situació generada el mes de març per la Covid-19, vam actuar amb una primera mesura preventiva de suspensió sobre taxes, preus públics i tributs municipals.

D'acord amb la normalització de la situació, hem anat dibuixant les mesures socials excepcionals necessàries per poder actuar en aquells àmbits o sectors, o en aquelles famílies, que més dificultats tindran per poder tornar a una situació de normalitat; en el meu escrit de dilluns passat, en vaig fer un primer repàs.

Però hem de trobar un equilibri entre totes les facilitats i ajudes que podem donar amb la necessitat de garantir els ingressos tributaris, perquè és la via bàsica per finançar-los. Si no, l'Ajuntament tindria dificultats per assumir no només el pla d'ajudes o les mesures excepcionals que ja hem aprovat, sinó que també es veuria afectat el seu funcionament ordinari. Plantejar-ho d'una altra manera, seria fer demagògia. I compto amb la sensatesa dels grups polítics municipals que també han entès la situació, i es van sumar a l'acord base sobre el qual haurem de treballar.

En aquest pla de mesures complementàries sobre la fiscalitat municipal, es tracta ara de modificar el calendari fiscal d'aquest 2020 per prolongar o desplaçar els períodes de pagament, suspendre algunes ordenances en concret, i desplegar ajudes de subvenció, que s'hauran de fer efectives amb els acords dels òrgans pertinents.

Per exemple, amb el retorn, o l'abonament de la part proporcional no prestada d'alguns serveis educatius o esportius de l'Ajuntament, la suspensió de part de les taxes per ús de l'espai públic segons el temps que el sector de l'hostaleria ha estat aturat (i altres relacionades amb les activitats i els mercats), la suspensió de la taxa d'horts urbans aquest any, entre d'altres.

En conclusió, seguirem buscant la manera de adequar l'esforç d'uns i altres, amb la capacitat que ha de tenir l'Ajuntament per poder actuar contundentment, amb les eines que té, per fer front a la crisi. Un esforç que caldrà fer en comú, i des del consens.