20 de febrer de 2017

Dos años del servicio de Tecnoatenció

Es muy difícil pensar en nuestro día a día, sin los móviles u otros adelantos tecnológicos. Y eso que vivimos sin ellos por décadas, mientras que los niños y adolescentes de hoy, ni siquiera pueden imaginarse cómo sería “aquello...”. Cuanto más tiempo se dedica al uso de dispositivos tecnológicos, más debate hay sobre los límites del acceso a la tecnología por parte de los más jóvenes; y la preocupación sobre el enganche a las pantallas y la hiperconexión se extiende a los docentes y familiares de los menores.

Discernir donde termina un uso razonable y empieza el abuso o un problema de adicción es tema para los médicos y los expertos. Pero a todos nos preocupa. Por eso, el Ayuntamiento puso en marcha a finales de 2014, el servicio “Tecnoatenció”, en el Citilab. Ya sabéis que el Citilab es un espacio de experimentación y de investigación, donde se “juega” con las nuevas tecnologías, pero también se puede analizar cómo personas sin conocimientos se enfrentan a ellas, o cómo nos puede afectar socialmente su uso, o su abuso.

Es evidente que para las personas con menos familiaridad con ellas, todo lo que envuelve a estas nuevas tecnologías se percibe distante y con efectos negativos. Como con todos los problemas, lo fundamental es admitir su existencia y, si es necesario, buscar ayuda experta.

En dos años, este servicio ha dado 48 charlas gratuitas, atendido a más de 1.500 alumnos y más de 200 adultos en escuelas e institutos. Primero por un tema de prevención, advirtiendo sobre riesgos del abuso y otras cuestiones muy serias que a los adultos nos cuesta detectar, como el ciberacoso, por ejemplo. Y en segundo término, también ha ofrecido atención personalizada, bien a las familias o bien directamente a los jóvenes que se encuentren con dudas o con un problema importante.

Fue una idea experimental, pero tanto por sus resultados, como por el eco que últimamente tiene en la sociedad, cada día está más de actualidad, y tendremos que seguir insistiendo sobre ello, informando, dialogando y creando espacios de ayuda y de reflexión.

17 de febrer de 2017

“1.000 i una Nineka” de solidaritat

Ahir al Castell vaig assistir a la inauguració de la tercera edició de l’exposició “1.000 i una Nineka”, una iniciativa de la cornellanenca Maria Rascón, que porta tres anys engrescant a dones i homes de Cornellà en el seu projecte humà i solidari que té com a objectiu recaptar fons per a la investigació del càncer infantil de l’hospital de Sant Joan de Déu. Des que vam conèixer el projecte té el nostre suport, el de diverses entitats i de prop de dues-centes persones que, al llarg de l’any, s’organitzen en tallers a escoles i altres espais municipals, per confeccionar aquestes Ninekes: unes petites nines de drap, cada una única i exclusiva, realitzades amb grans dosis de complicitat i tendresa i amb la força que dóna el treball comunitari i solidari.

Aquesta idea, va ser una de les seleccionades a finals d’any com a un dels projectes innovadors a escala estatal en l’àmbit social a la Copa Creativa. Felicitar a la Maria per la seva iniciativa i també a totes les persones que han participat en la confecció d’aquestes Ninekes al llarg d’aquests anys i que ja en sumen prop de 4.000, al voltant de 1.700 només en aquesta edició, i que serviran per finançar prop de 8 mesos d’investigació.

Les Ninekes realitzades durant 2016 estaran exposades al Castell fins a mitjans de març i us convido a visitar-la i contribuir a aquest gest solidari.

Compromís

I A les portes del cap de setmana ens trobem altres propostes solidàries. La primera, com vaig comentar dilluns, la manifestació dissabte, a Barcelona, per reclamar als Estats mesures i mitjans per activar l’acolliment de refugiats com a acte de dignitat i justícia social. Demà tenim una oportunitat de reivindicar-ho amb la força de la nostra veu i la nostra implicació. Casa nostra es casa vostra. #volemacollir
I diumenge al matí, fem a Cornellà la II Cursa Solidària de la Dona que té com a objectiu recaptar fons per a un projecte infantil a Etiòpia i també per crear una sala de fisioteràpia a l’escola d’educació especial de Cornellà Virolai.
El compromís social i la solidaritat són valors claus per lluitar per una societat i un futur més justos i igualitaris i és una tasca que hem de fer tant de forma individual com col•lectivament.