23 de març de 2009

No a la dictadura del miedo

Desde el respeto y la voluntad de entendimiento y de diálogo quiero manifestar que no comparto el comportamiento de algunos vecinos relacionados con el proceso de construcción de un aparcamiento municipal en la calle Almogàvars, puedo entender los temores, pero me es imposible aceptar como única razón el “no” y la presión sustentada en la dictadura del miedo.
He recibido quejas de vecinos de esta zona y a todos ellos les he dicho lo mismo: la construcción de este aparcamiento no supone ningún peligro para los edificios colindantes, y lo avalan tres estudios geotécnicos que hemos encargado sobre las condiciones del terreno (como en otras ocasiones). Estos estudios se han entregado a los representantes de los vecinos en las diferentes reuniones que hemos mantenidos con ellos. Indudablemente no vamos a poner en peligro la integridad de las personas, faltaría más. Este proyecto no se llevaría a cabo si no tuviésemos plenas garantías de su seguridad en todos los procesos de ejecución de la obra. Por ello seguimos adelante, porque técnicamente es factible. Y estaremos abiertos a aportaciones positivas y fundamentadas en criterios técnicos para optimizar cualquier proceso.
Este proyecto está enmarcado en el Plan de Actuación Integral del barrio y en dicha zona también se contempla la creación de una amplia red de servicios como un pequeño auditorio, una biblioteca o una guardería.
Es complicado entender y atender a aquellos que se oponen a las cosas sin argumentos objetivos. Los propios representantes de los vecinos han reconocido que el proyecto de construcción esta bien realizado, pero aún así le hemos ofrecido la opción de proponer otro estudio para contrarrestar los que ya hemos hecho y siempre estaremos abiertos a propuestas, pero, evidentemente, siempre que se sustenten en argumentos sólidos.
Por ello, apelo a la responsabilidad, a la veracidad de los hechos y a los informes reales. No sirve de nada sembrar el temor cuando es infundado, al contrario; produce angustia y crispación y no es un buen sistema de construcción positiva. El parking continua en marcha porque creemos que es una actuación beneficiosa para la zona.
Finalmente reafirmarme de nuevo en el diálogo y la crítica constructiva y rechazar de pleno la dictadura del miedo sin fundamento.