18 de maig de 2009

Plan anticrisis gubernamental

El gobierno de España ha propuesto en el debate sobre el estado de la nación un nuevo plan anticrisis, concretado en numerosas medidas tanto impositivas, como de reformas legales y ayudas financieras.
Ciertamente es otro plan más que se suma a las diferentes iniciativas que se han puesto en marcha para hacer frente a las consecuencias de este ciclo económico. La responsabilidad del gobierno es tomar la iniciativa (no me referiré a la responsabilidad de la oposición) y graduar las decisiones en función de los diferentes ámbitos sociales y económicos que sufren las consecuencias de la crisis económica, asimismo las nuevas medidas profundizan en la línea de trabajo ya perfilada en los últimos meses. Pienso, de todos modos, que necesitaremos de nuevos planes y nuevos acuerdos sociales que amplien las respuestas necesarias según como se vaya comportando el actual ciclo económico. Tendrán que articularse, por tanto, respuestas plurales porque la situación lo va a requerir, y lo más importante de todo, tener margen de maniobra para poderlas aplicar.
Especialmente, en el ámbito de la pequeña y mediana empresa las medidas són todavía insuficientes, y hace falta dar un acelerón más. Por otro lado, en lo que respecta a las ayudas a la vivienda se debe ver cómo se concretan más adelante para valorarlas en profundidad. Bien es cierto que el camino ya se inició, un ejemplo es el plan Zapatero, y ahora se proponen nuevas medidas importantes como los 5.000 millones en ayudas a nuevas iniciativas que emprendan los ayuntamientos. La intención del gobierno es la de superar el frenazo económico sin crear situaciones injustas ni desequilibrios.
Tendrá que coincidir con la aplicación de estas medidas, pero creo también que será el momento oportuno para abrir una reflexión social amplia, sobre la estrategia económica que deberá conducir al país en los próximos años, más allá de la recuperación. Un modelo económico y productivo que evite desequilibrios y sea el máximo de sostenible.