22 de novembre de 2010

Decidir el nostre camí

Hoy estoy en Madrid, he venido a recoger la distinción que Unicef ha hecho a Cornellà como “Ciudad amiga de la infancia”, acompañado de dos adolescentes miembros del Consell Municipal d’Infants. Hace unas semanas, vine a recoger el premio Imserso “Infanta Cristina”, al proyecto del Citilab en el que personas mayores participan de las nuevas tecnologias. Dos premios en poco tiempo y una satisfacción doble, como ciudadano y como alcalde, por este reconocimiento al buen trabajo.
Para nosotros estos logros son un estímulo y nos recuerdan que queda mucho por hacer. Tanto como todo lo que podamos aprovechar, por muy pequeñas que sean las oportunidades que se nos presenten. Pensando siempre en construir para avanzar entre todos, caminando con paciencia para proteger lo que ya tenemos y abriendo nuevas vías de conocimiento y colaboración.

I si em permeteu una breu reflexió, respecte al dia 28, són moments complicats, durs i de molta incertesa, per aixó cal tenir present que per moltes fites que haguem aconseguit en els últims anys, queda feina per fer, i no val dir que s’han de retallar despeses inútils. Tenim serveis que avui dia funcionen millor, però encara cal mantenir l’esforç per oferir uns serveis públics de qualitat, i no només invertir en aquells que beneficien a qui té més diners, o a uns pocs. Sincerament el nostre vot es útil per orientar, per apoderar, per decidir moltes coses que, les planes dels gran diaris o la programació dels grans mitjans de comunicació, no posen en valor, però que en el nostre dia a dia té molta importància, crec en el paper dels poders públics, i crec que legítimament cap de les opcions que es presenten son iguals, per sort, ara el diumenge ens tocarà decidir el camí.