10 de febrer de 2014

Ordenanzas para sustentar medidas sociales

Cada año, junto con el presupuesto anual, aprobamos las Ordenanzas Fiscales, que son el instrumento que nos permite disponer de los recursos económicos suficientes para garantizar los servicios públicos que se prestan desde el Ayuntamiento, tanto los obligatorios como los complementarios, es decir, tanto los que son de nuestra competencia directa como aquellos que prestamos y que las administraciones central o autonómica han recortado o directamente han dejado de financiar, pero que en conciencia y por responsabilidad debemos seguir prestando para garantizar la estructura de servicios y equipamientos de atención a las personas, y principalmente a las personas que se encuentran en una situación de clara vulnerabilidad y exclusión social.
Las ordenanzas fiscales son, junto con otras resoluciones de gestión de ingresos, los pilares básicos sobre los que se sustentan muchas de las medidas sociales que hemos adoptado, y que continuaremos respaldando en el futuro inmediato. Son unas ordenanzas, que en la línea de los últimos años, se han diseñado para contrarrestar estos tiempos difíciles. Hay medidas extraordinarias, otras de carácter universal y también de carácter social y algunas con un claro objetivo: impulsar la iniciativa emprendedora de los jóvenes. Y todo ello con la prioridad de mantener la contención fiscal.

Respecto a las líneas extraordinarias destaca la “cuota 0” para nuevos emprendedores menores de 35 años que quieran establecer una actividad económica, y que comprende desde la licencia de actividad hasta el impuesto del IBI, tal como ya comenté ampliamente el pasado lunes.
Además, se ofrecerán ayudas concretas tanto para compensar el impuesto de transmisión de valores inmuebles (plusvalía), en los supuestos que el cambio de propiedad venga determinado por una ejecución hipotecaria o dación en pago de la vivienda, o en otros supuestos en que los ingresos familiares puedan imposibilitar su pago. Todo ello siempre que se refiera a la vivienda habitual.

Otra medida que se está estudiando aunque no entra en las ordenanzas, es conveniar con el Área Metropolitana de Barcelona que se sufrague desde el presupuesto municipal, con carácter universal, la parte del recargo de la movilidad metropolitana que se grava a los inmuebles de la zona residencial (viviendas y plazas de parking).

Estas medidas se suman a todas las acciones sociales que ya están en marcha desde hace ya algún tiempo. Decisiones de compromiso, decisiones que tienen como finalidad contribuir a paliar la situación en que viven muchas familias de nuestra ciudad. Son medidas que podemos poner en marcha fundamentalmente por el bajo nivel de endeudamiento que tenemos, sin que suponga un riesgo para las arcas municipales y con la prioridad de preservar y mantener el bienestar de las personas que viven en Cornellà.