15 de desembre de 2008

Buen balance y atentos al futuro inmediato

Estamos cerca de un final de año en que el tono de los balances va a ser muy distinto del que estábamos acostumbrados. Es cierto que quizá nos habíamos instalado en una tónica del crecimiento sostenido, en que el discurso tenía pocas sombras. Pero mi voluntad no es de ningún modo plantear un marco negativo, porque si de alguna manera me gusta trabajar es con confianza, aportando soluciones, sacando partido a lo que tenemos y ya hemos conseguido, que este año sigue siendo mucho.

No debemos olvidar que hemos estrenado una de las obras más importantes de la década, que es el nuevo viaducto de Renfe, y que tenemos en marcha numerosos proyectos vinculados al Plan de Actuación Integral de Sant Ildefons, y que el Pla Central también sigue su curso. Pero también hemos aportado importantes medidas sociales, en vivienda, en políticas de familia, en equipamientos sociales como bibliotecas, escuelas bressol y acciones de ciudadanía. El balance de ciudad, por tanto, debe seguir siendo positivo.

Para desgranarlo todo sin caer en un listado frío, mi intención es durante los próximos días detallar lo conseguido y las estrategias que podremos seguir para rentabilizar ese esfuerzo en beneficio de la ciudad de Cornellà y de todos los que disfrutáis de vivir –y disfrutamos- en ella.