3 d’abril de 2009

Afrontamos el futuro con 30 años de experiencia

La democracia fue un logro colectivo; y cuando se celebraron las primeras elecciones municipales libres, hoy hace 30 años, culminó la gran movilización social que ha vivido nuestro país. Luchando por ello estaban vecinos y vecinas de todos los barrios, todos los orígenes, y muy diversas opiniones, yo incluido entre los más jóvenes.
La situación era muy complicada, pero creíamos que nuestra ciudad tenía futuro. Y lo conseguimos. Fue el momento, en los primeros años, de que el ayuntamiento siendo alcalde Frederic Prieto comenzara a definir prioridades, en una situación adversa y complicada, más tarde José Montilla intensifico la búsqueda de recursos económicos para conseguir transformar la ciudad, ampliando su base económica y dotándola de servicios. Ese trabajo suma de muchos esfuerzos y construido con complicidades hoy está a la vista de todos: tanto en las calles de Cornellà como desde fuera, hemos conseguido ser un modelo de referencia, hemos mostrado como cerrar las fracturas urbanas y sociales que la dictadura nos había dejado.
Quizá sorprenda explicar que en estos años, incluso hemos salvado algunos riesgos importantes, como el perder nuestra identidad. Pero hoy todos asumimos con orgullo la personalidad de una ciudad que ha demostrado saber crecer, saber luchar, y un alma social envidiable.
Hoy somos una ciudad que ha llegado a la madurez: sabemos lo que queremos, porque desde el trabajo realizado en los ayuntamientos democráticos valoramos lo que hemos conseguido. Cornellà afronta el futuro con la experiencia de todo este aprendizaje, y con el convencimiento que las bases que se han sentado en estos treinta años son las más sólidas para seguir creciendo, respondiendo a cualquier reto, y superándonos una vez más a nosotros mismos.