21 de setembre de 2012

Memoria de un barrio

A lo largo de los últimos 30 años Sant Ildefons, el barrio más poblado de Cornellà, ha experimentado grandes transformaciones. Pero hace 5 años aproximadamente, nos planteamos la necesidad de regenerarlo, de dotarlo de más y mejores infraestructuras y servicios y de hacerlo más amable y habitable. Concebimos un plan integral que se tradujo en 45 proyectos urbanísticos y estructurales con más de 40 millones de inversión. Transcurrido ese lustro la realidad del barrio es bien diferente: hoy tiene viviendas de nueva creación, aparcamientos, un nuevo espacio deportivo, una residencia para gente mayor, una nueva guardería y se han remodelado más de una decena de vías y calles, entre otras muchas cosas. Hemos conseguido, en definitiva, mejorar la calidad de vida de sus habitantes y consolidar la cohesión social para hacer frente al futuro.

Ayer, en la sede de la Peña Dominó se presentó una campaña para recabar la participación ciudadana para la creación de una exposición sobre los orígenes del barrio, a través de fotografías que nos muestren de dónde venimos y dónde hemos llegado. Será un retrato global importante, que nos dará la dimensión de lo que hemos conseguido en las tres últimas décadas. Un patrimonio que nos debe remitir ahora a preguntarnos: ¿hacia dónde vamos?. Sant Ildefons ha sido a lo largo de su historia un barrio de personas trabajadoras que han luchado por las libertades y por sus derechos. Por eso, la respuesta a esa pregunta, a pesar de la coyuntura global, debe ser: mirar siempre hacia adelante. Trabajar, luchar, esforzarnos y no rendirnos. La memoria histórica debe servirnos para reflexionar y mejorar.