7 de gener de 2013

Rigor y sensatez para garantizar lo que tenemos

En octubre ya hablé de los presupuestos para 2013 y ahora que ya empezamos a aplicarlos quiero reiterar lo que ya dije y concretar algunos aspectos que me parecen elementales para definir nuestras prioridades. Como apunté son unos presupuestos realistas y coherentes, ceñidos a las necesidades de la ciudad y de las personas que vivimos en ella. Sin renuncias en los servicios que para nosotros son fundamentales como las ayudas sociales o la educación cuyas partidas aumentaremos entorno al 9% , con un esfuerzo significativo para mantener las escuelas bressol, la escuela municipal de música y otros servicios cuyos recursos eran financiados en parte por la administración autonómica y cuya responsabilidad ahora eluden bajo el escudo de las restricciones y recortes. Nuestra mirada es también para los colectivos más vulnerables: personas dependientes o personas en paro y situación de riesgo social. Este año el Ayuntamiento se hará cargo de la parte de financiación del servicio de Teleasistencia que asumía el Gobierno Central y también fomentaremos planes de empleo local, con una partida de 600.000 euros. Asimismo, haremos un mayor esfuerzo en seguridad (que crece por encima del 8%) y mantenimiento, dos pilares básicos para garantizar el bienestar de la ciudad, además de continuar trabajando desde el Acuerdo Social contra la Crisis para seguir abriendo puertas.
Evidentemente no tenemos una fórmula mágica, ni podemos inventarnos nada. Los recursos son los que son y el presupuesto es similar al del ejercicio anterior, contando exclusivamente con nuestros recursos ante la pasividad y dejadez de las administraciones autonómica y central. Pero podemos ser coherentes y garantizar estos presupuestos debido al trabajo que hemos realizado en los últimos años. No suprimiremos ningún servicio y gestionaremos lo que tenemos de forma equilibrada y coherente. Contendremos el gasto en inversión en infraestructuras y equipamientos, porque el esfuerzo ya lo hemos ido haciendo de forma racional y equilibrada para poder ser ahora un ayuntamiento que a pesar de las dificultades tenemos margen de maniobra.
Nuestra responsabilidad hacia los que confían en nosotros es garantizar y ayudar y para eso son los presupuestos de 2013. También trabajamos para que Cornellà siga con una buena salud financiera, el volumen total de deuda se reduce, con una disminución de la carga financiera del 13%, lo que nos hace seguir siendo la ciudad menos endeudada de Catalunya y la segunda de menor deuda de España.
Trabajo, esfuerzo, diálogo, compromiso, sensatez, transparencia y honestidad, esos son los pilares sobre los que se sustenta el presupuesto para este año con la vista puesta en el presente y en el futuro de la ciudad.