12 de desembre de 2014

Acuerdo Social contra la Crisis, el resultado del trabajo comunitario

Esta semana hubo una nueva sesión plenaria del Acuerdo Social contra la Crisis, en la que hicimos balance de todos los proyectos que hemos desarrollado hasta el momento: los 357 desahucios parados por la Oficina de mediación hipotecaria, las 5.000 personas atendidas por la Botiga Solidària en 2014, los 1.000 puestos de trabajo que estamos creando para el período 2012 - 2015, los pequeños proyectos empresariales que están surgiendo en la ciudad gracias a la puesta en marcha de la ‘Cuota cero’, entre otros. Acciones reales con resultados palpables que demuestran a qué destinamos nuestros esfuerzos, cuáles son nuestras prioridades, y que son fruto del trabajo conjunto entre la administración municipal y más de una treintena de entidades y organizaciones de la ciudad.  
No podemos acabar con la crisis, pero sí paliar sus efectos, y no estamos hablando de hacer beneficencia como muchos nos quieren hacer creer, el Acuerdo Social es mucho más. Para empezar, hemos creado una red social formada por centenares de personas, con una gran implicación, que nos ayudan a mantener el clima social en la ciudad, a evitar la fractura social de Cornellà. Pero lo que aún es más importante, es que con un puesto de trabajo temporal o con el acceso a uno de los huertos sociales que estamos terminando de construir, estamos dando autoestima, apoyo a las personas, vecinos y vecinas de la ciudad que han visto como su proyecto de vida se desvanecía y con él su propia dignidad. Con el trabajo que estamos realizando, y al cual le queda un largo recorrido, estamos ayudando a la gente a incorporarse, de nuevo, a la autovía de la vida.
Y para ello sólo contamos con nuestros recursos, ya que no podemos contar con el apoyo de las administraciones central y autonómica. Pero no nos detenemos. El miércoles, además de hacer balance de los proyectos que hemos impulsado, también se plantearon nuevas iniciativas como la organización de unas sesiones de formación, el plan educativo de Ayuda en Acción y la Peña del Dominó para fomentar el estudio en el instituto Maria Aurèlia Capmany, de Sant Ildefons, o unas jornadas de reflexión sobre la pobreza, entre otros muchos, que próximamente verán la luz. El Acuerdo Social contra la Crisis es un proyecto vivo y sobre todo, real.