4 de maig de 2015

Estructuras sólidas para defender la ciudad (y III)

Mayor seguridad individual y colectiva garantiza una convivencia más libre. Y ese es otro pilar básico de lo que somos como comunidad, como ciudad. A veces, la seguridad y la tranquilidad son sólo una cuestión de orden en el espacio público, de un detalle roto, o de limpieza. Pero es indiscutible el papel que tiene el trabajo de las fuerzas de seguridad, en la prevención, en el diálogo con vecinos y comerciantes.

La Unidad de Seguridad Ciudadana de la Guardia Urbana, que lleva más de tres años funcionando desde que se puso en marcha en Sant Ildefons, ha conseguido que se reduzcan un 45% las denuncias por incumplimiento de las ordenanzas. Su función es prevenir, tanto la inseguridad como el incivismo, y mucho se consigue sólo con su presencia, especialmente por la noche.
También hemos trabajado para reducir al máximo los casos de incivismo, eso siempre es más complicado, hace falta mucho trabajo de conciencia, gota a gota. Pero tenemos cosas consolidadas, como son los patios abiertos de escuelas, o como son los educadores cívicos. En una ofrecemos un espacio controlado donde los jóvenes pueden jugar, pasar la tarde en un entorno seguro, con los segundos hacemos pedagogía de lo que es compartir mejor el espacio público, es decir, ser más cívicos. Y eso da tranquilidad, que en el fondo es lo que buscamos.

La seguridad es sobre todo una cuestión de percepción. Todos tenemos preocupaciones muy amplias, pero aquello que nos inquieta en primer lugar es lo que nos afecta directamente, a nosotros, a nuestra familia, a nuestro entorno. Por eso estimamos esa tranquilidad, ese orden en nuestra calle, en nuestro barrio.
Un espacio cuidado, que no se degrada, es más amable y en consecuencia lo sentimos más seguro. Y a veces, esos cuidados están en los detalles. Por eso en estos últimos años hemos dirigido nuestro esfuerzo a poner herramientas para que cada persona nos pueda comunicar cosas para mejorar, esos detalles que pueden resultar importantes; a través de la plataforma A prop teu, hemos intentado resolver peticiones de todos los barrios, que cada vecino puede comunicar, gracias a las nuevas tecnologías, y recibir personalmente la información de como está su gestión.
Y todavía más, con la app para móviles Seguretat Ciudadana, podemos estar informados de alertas y advertir a los medios de seguridad de cualquier situación que nos preocupe con agilidad. Un ejercicio más de proximidad, de apostar por la eficiencia.

Lo que hemos conseguido está ahí, son cosas consolidadas que hemos conseguido proteger y que forman parte de las bases de esta ciudad. Si percibimos una base sólida, tendremos más fácil conseguir la convicción y la fuerza necesaria para avanzar, afrontar nuevos retos en lo personal y como integrantes imprescindibles de nuestra comunidad.