20 de setembre de 2010

Responsabilidad, seriedad, y compromiso con los temas prioritarios

Hace un año tuvimos que hacer un importante esfuerzo para elaborar un presupuesto equilibrado, teniendo en cuenta la caída de ingresos generalizada para todas las administraciones municipales que la desaceleración económica ya estaba produciendo. Creo que hicimos un buen trabajo, sobre todo porque afrontamos la situación con buena parte de los deberes hechos de antemano. Ahora estamos ya trabajando en las cuentas de 2011, tanto del ayuntamiento como de las empresas municipales, con la voluntad de seguir ofreciendo a la ciudad de Cornellà responsabilidad, seriedad, y compromiso con los temas más prioritarios.
No se trata de un trabajo fácil. Estamos entre los municipios con menor deuda por habitante, porque siempre hemos sido rigurosos en la hora de presentar presupuestos, y de cuadrar los proyectos que vamos a poner en marcha con los recursos de que disponíamos, porque hemos llevado a cabo una gestión sensata de estos recursos en los años de bonanza.
Las administraciones públics hemos mantenido el ritmo inversor en los dos últimos años, ese fue nuestro compromiso, y también hemos contado con un plus proveniente de los fondos estatales, el FEIL en 2009 y el FEOSL en 2010, muy significativo, además del Plan Integral de Sant Ildefons, o el recién iniciado plan de Fontsanta, financiados al 50% por la Generalitat. Así lo hemos hecho porque es nuestra responsabilidad social, con esas inversiones se ha generado actividad para las empresas y puestos de trabajo, por ejemplo 292 con el FEIL y cerca de doscientos este año, en actuaciones del FEOSL.
Mantenemos los compromisos fundamentales planteados en el pasado presupuesto y también hemos puesto recursos para que más familias puedan hacer frente a situaciones complicadas, motivadas por la crisis. Este año, también, otras 164 personas han empezado a trabajar a través de los Planes de Ocupación subvencionados por la Generalitat, y que volveremos a solicitar en 2011.
En definitiva, vamos a seguir trabajando en esta línea, vamos a pensar y debatir con números en la mano que es lo que conviene a nuestra ciudad, no es tiempo de lamentarse ni obstruir, sino de poder explicar sin complejos qué hacemos y porqué lo hacemos, porque con rigor y claridad estas realidades se detallarán por sí solas.